El  glaucoma es una  enfermedad ocular del nervio óptico y uno de los principales factores que pueden inducirla, es el aumento de la presión intraocular. La causa de esta enfermedad es la disminución de la capacidad de evacuar el líquido llamado Humor Acuoso, el que se lleva por un canal de desagüe del globo ocular. La presión intraocular en una persona normal se mantiene constante, debido al equilibrio  entre la producción y la eliminación del humor acuoso, por lo que la disminución en su evacuación tiene como resultado un aumento en la presión intraocular.
img_glaucoma3 

Existen diferentes tipos de Glaucoma


Glaucoma Crónico de Angulo Abierto

Es el más común y  representa el 90% de los casos. Consiste en  el aumento gradual de la presión  intraocular, dañando lentamente el nervio óptico y el campo visual.  Se presenta con mayor frecuencia en personas mayores de  40 años. Uno  de los  principales  peligros es la ausencia de síntomas hasta etapas muy avanzadas.

Síntomas

  • Asintomático  hasta que se encuentra en estado avanzado.
  • En etapa avanzada puede presentar pérdida de la visión lateral o periférica.

Diagnóstico

Examen oftalmológico completo,  donde se mide la presión del ojo  y examina el nervio óptico. Se  puede solicitar  otros exámenes, según la necesidad médica, un estudio de campo visual, curva de tensión ambulatoria, etc.

Tratamiento

Si la enfermedad se encuentra en una etapa inicial, y el nervio óptico levemente dañado, su tratamiento consiste en controlar la presión ocular con colirios, y en algunos casos se debe recurrir al láser, o bien a la cirugía.

Glaucoma Angulo Estrecho (o cerrado)

img_glaucomaLa presión intraocular aumenta en forma rápida a niveles peligrosos, debido a que el ángulo del drenaje se bloquea.

Síntomas

  • Ojo enrojecido
  • Pupila dilatada
  • Dolor intenso ocular
  • Visión  borrosa
  • Nauseas y vómito

Diagnóstico

Examen Oftalmológico completo,  especialmente la toma de tensión ocular.

Tratamiento

Debe procederse en forma rápida. Inicialmente de acuerdo a necesidad médica, se procede a un tratamiento oral, suero inyectable o gotas. En otros casos, se recomienda una iridotomía, lo que permitirá el paso y el drenaje  del humor acuoso, por el iris. Se utiliza el YAG Láser y o el Argon Láser, según corresponda y la preferencia del cirujano. El algunos casos, se recomienda la cirugía.