La Presbicia no es una enfermedad, sino más bien una situación relacionada con la edad, en que hay una disminución de la capacidad de enfoque del ojo. Es un estado natural que se da alrededor de los 45 años.

Para que el ojo pueda enfocar objetos cercanos debe hacer una modificación en la forma del cristalino. Sin embargo, con el paso del tiempo esta estructura pierde flexibilidad y deja de adaptarse con facilidad a estos cambios.

¿Cuándo sospechar de la existencia de Presbicia?

Se debe sospechar si aproximadamente a partir de los 45 años se ve borroso de cerca y para mejorar esta situación es necesario alejar la lectura, o lo que se quiera ver, más allá de lo que se tenía por costumbre. También cuando existe la necesidad de acercar la lectura o la consulta a una fuente de luz.

Además de los problemas para enfocar, pueden aparecer otros síntomas como fatiga ocular y dolor de cabeza.

¿Qué se puede hacer para ver mejor?

Para arreglar este defecto se recetan anteojos cuyo aumento dependerá del grado de Presbicia que tenga la persona. Pueden ser los ópticos tradicionales o lentes de contacto, según lo que determine el especialista. También se puede tratar mediante una operación en la que se introduce un lente multifocal dentro del ojo.

Esta cirugía está indicada en pacientes mayores de 55 años y hay que analizar la factibilidad caso a caso.