La cirugía refractiva es un método para corregir o mejorar la visión. Este procedimiento quirúrgico se utiliza para ajustar la capacidad de enfoque del ojo moldeando la forma de la córnea, la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo. Otros procedimientos médicos incluyen la implantación de un lente dentro del ojo.

La miopía (mala visión de lejos), la hipermetropía (mala visión de cerca), el astigmatismo o la presbicia son algunas de las defectos oculares que se pueden corregir, siendo la técnica Lasik el tipo de cirugía refractiva más comúnmente utilizado.

En el caso de la miopía, ciertas técnicas de cirugía refractiva reducen la curvatura de la córnea cuando ésta es demasiado pronunciada, para que el poder de enfoque del ojo disminuya. En la hipermetropía, este procedimiento hace a la córnea más empinada para aumentar el poder de enfoque del ojo, mientras que en el astigmatismo, la cirugía refractiva moldea porciones de una córnea irregular en forma selectiva, para que sea suave y simétrica.

La cirugía refractiva es una buena opción para quienes quieran disminuir su dependencia de anteojos o lentes de contacto y estar libre de enfermedades oculares

Luego del procedimiento, se podrían necesitar anteojos o lentes de contacto para lograr una mejor visión.